¿Cansado de la rutina navideña de cada año? Desde JS Hotels te animamos a romper con ella. La hermana mayor de las Baleares es un destino excelente también en diciembre, no solo por sus ciudades y naturaleza, sino por el puñado de tradiciones navideñas en Mallorca que atesora la isla y que podrás descubrir en este periodo, alguna de ellas únicas en el mundo. Sigue leyendo, porque cuando acabes querrás vivir estas fiestas a orillas del Mediterráneo.

NAVIDAD A PIE DE CALLE

Durante el mes de diciembre, las tradiciones navideñas en Mallorca se manifiestan por todos lados. Puedes encontrar su rastro, por ejemplo, en los belenes montados en el interior de muchas iglesias e instituciones públicas y privadas. Se trata de una tradición típicamente española que no podía faltar en nuestra isla.

La iglesia de Sant Jaume de Alcudia o la plaza de Las Verduras de Manacor son dos ejemplos de lugares en los que encontrar este tipo de creaciones y que están cerca de los hoteles JS de la bahía de Alcudia y de Portocolom. Sin embargo, es en Palma de Mallorca, cerca de JS Palma Stay y  Music, donde el fenómeno de los belenes prolifera tras cada esquina, como el de la Iglesia de la Sangre o el de la capilla del Sagrado Corazón. Recomendamos consultar los horarios y fechas de visita de cada uno de ellos para que no perderte ninguno.

Otra característica típica de estas fechas son los mercados de Navidad que ocupan las plazas y calles de multitud de localidades con puestos en los que comprar comida y productos decorativos. De nuevo, Palma destaca con respecto al resto de municipios, en concreto el mercado de Pueblo Español (del 5 al 15 de diciembre), el más grande de la isla. También son dignos de mención el mercadillo de navidad de Santa Ponça (hasta el 15 de diciembre, y que incluye, entre otras muchas cosas, una exposición de LEGO gigante) y el Christmas Market de Puerto Portals, de inspiración centroeuropea (hasta el 6 de enero).

Si decides visitar alguno de estos mercados, no olvides comprar algunas de las delicias típicas de estas fechas. ¿Qué mejor idea que comprar algún turrón local o la conocida coca de Navidad?

NOCHEBUENA MÁGICA: EL CANTO DE LA SIBILA

La noche del 24 de diciembre nos trae una tradición navideña mallorquina muy singular, cuyos orígenes se remontan al siglo X. Durante la Misa del Gallo, es costumbre en las iglesias de Mallorca interpretar el Canto de la Sibila, un drama litúrgico gregoriano cantado en latín o catalán y que empezó a representarse en la isla tras su conquista por el rey Jaime I en 1229. Hoy en día, Mallorca es prácticamente el único lugar del mundo donde se representa este tipo de acto, lo que le valió el reconocimiento de la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010.

El canto es protagonizado por un niño ataviado con túnica y capa. Durante todo el canto sostiene una espada frente a él, con la que, al finalizar, forma el signo de la cruz. La letra de la canción profetiza la llegada del Juicio Final. El personaje de la Sibila era, en origen, una pitonisa a la que las gentes consultaban para conocer el futuro de la comunidad, pero el cristianismo lo adoptó e incorporó a su tradición.

Si estás interesado en ver en persona esta tradición navideña tan mallorquina, no te pierdas las representaciones que se realizan de este canto milenario en el Santuario de Lluc o en la Catedral de Palma.

AÑO NUEVO A LA MALLORQUINA

El 31 de diciembre tienes dos citas a las que atender si estás en Mallorca. La fiesta del Estandarte conmemora cada año la conquista de Palma de Mallorca por el rey Jaime I en 1229. Aunque la forma de la celebración ha cambiado a lo largo de los siglos, la matriz del evento se ha preservado, que consiste en colocar un estandarte en el centro de la plaza de Cort. Popularmente se ha creído que este acto nació a raíz de una historia relacionada con la conquista de la ciudad, en la cual un soldado habría colocado un estandarte en un torreón de defensa para avisar a las tropas cristianas de que podían comenzar el asalto, dado que la zona estaba despejada de musulmanes. Posteriormente se realiza una ofrenda floral a la estatua de Jaime I en la plaza de España.

La segunda cita es una bien conocida por todos los españoles: la de las campanadas que dan conclusión al año y bienvenida al nuevo. Como en el resto del país, la tradición marca comer 12 uvas, una por cada toque del reloj, rodeado de familiares y amigos, a menudo en las plazas principales de los pueblos y ciudades. Cómo no, el lugar más famoso de Mallorca para celebrar esta tradición es en Palma, concretamente en la plaza de Cort.

Para redondear la bienvenida al nuevo año, el Auditori de Palma celebra cada 1 de enero el tradicional concierto de año nuevo. Si eres un apasionado de la música clásica y la ópera, ¡no te lo puedes perder!

LOS REYES MAGOS LLEGAN POR MAR

La última tradición navideña en Mallorca toca cada 5 de enero, cuando sus majestades de oriente llegan a multitud de localidades de España con su corte de pajes y carrozas para llenar las calles de ilusión y toneladas de caramelos. Las Islas Baleares no son una excepción, aunque con una particularidad, y es que, dada su situación geográfica, los reyes magos llegan a las principales ciudades del archipiélago por mar.

Ya provengas de algún país donde no se celebran este tipo de cabalgatas o vivas en un municipio de interior, ver a sus majestades desembarcar entre vítores es una experiencia que no puedes perderte. En Mallorca podrás ver a los reyes de oriente llegar al muelle de la Lonja de Palma, al Puerto Viejo de Alcudia o cualquiera de los tradicionales puertos de sus pueblos de costa.