Mallorca tiene las playas de arena blanca y el verano mediterráneo grabado en su nombre. Estas son las primeras imágenes que suelen emerger en la mente de cualquiera que piense en la hermana mayor de las baleares como destino vacacional. Tal es así, que podría considerarse que no existe aquí nada más de interés a parte del sol y playa.

Catedral de Palma

Nada más lejos de la realidad. Ya hemos hablado largamente de los múltiples atractivos que la isla ofrece, desde su variada geografía y naturaleza a la belleza de sus pueblos, con toda su oferta cultural, histórica y gastronómica, pero también hay que puntualizar que Mallorca no se agota en otoño. Es más, estamos dispuestos demostrarte que la isla tiene mucha más vida en otoño de lo que quizá pensabas, y que incluso muchas de sus maravillas se disfrutan aún más en esta época.

TEMPERATURAS MÁS SUAVES

El clima de las Islas Baleares destaca por la predominancia de días soleados (en torno a los 300 días anuales), temperaturas moderadas tanto en verano como en invierno (las máximas en época estival superan los 31 grados) y las escasas precipitaciones, que suelen concentrarse en pocos días durante los periodos otoñales y primaverales. Estas características hacen de Mallorca un destino ideal para el turismo de sol y playa.

No obstante, y dado el influjo de la humedad del Mediterráneo, la sensación térmica puede superar bastante la temperatura real. No tendrás este problema si programas tus vacaciones a Mallorca para otoño, ya que, de septiembre a noviembre, las temperaturas máximas oscilan entre los 28 y los 16 grados, ideales para desarrollar cualquier tipo de actividad al aire libre, como senderismo, cicloturismo, deportes al aire libre como el tenis o el golf o incluso visitar una ciudad.

Mojarse los pies en Mallorca en otoño

¿Por qué no sacar provecho de esta ventaja del otoño para recorrer la famosa Ruta de la Piedra en Seco, el Camino del Archiduque o el parque natural de Isla de Cabrera? Los meses de otoño, a excepción de los puntuales días lluviosos, son excepcionales para conocer la naturaleza mallorquina, ya sea a pie, en bicicleta o a caballo. Los numerosos campos de golf distribuidos por toda la isla se disfrutan mucho más con temperaturas más suaves, y callejear por las ciudades de Palma, Puerto de Alcudia o Porto Colom, donde se encuentran algunos de nuestros hoteles, se vuelve una actividad aún más estimulante y placentera.

Es más, subimos la apuesta y afirmamos sin titubeos que en otoño también puedes gozar del hermoso litoral mallorquín. La temperatura máxima en septiembre y octubre fluctúa entre los 28 y 24 grados, siendo la del agua de 25 y 22 grados, lo que hace de la posibilidad de un baño algo razonable para los no tan frioleros, ya sea para darse un chapuzón o practicar deportes acuáticos. No renuncies, pues, a disfrutar de las playas más conocidas, como la de Muro, Es Trenc o Sa Rápita, o a la infinidad de pequeñas calas que te esperan en toda la isla.

EVITA AGLOMERACIONES

Los meses de otoño ofrecen enormes ventajas dado el bajo flujo de viajeros en comparación con los meses estivales. En el caso del turismo de sol y playa, ya mencionamos en el punto anterior que la temperatura ambiental y del agua en los meses de septiembre y octubre es aún óptima para el baño, pero, además, la presencia de bañistas es mucho menor, por lo que garantizamos que no tendrás ningún problema para encontrar un sitio en el que clavar tu sombrilla y extender la toalla. Las paradisíacas aguas de Mallorca estarán más a tu disposición que en ningún otro momento del año, y JS Hotels tiene sus alojamientos en las más demandadas de la isla.

El mismo patrón se aplica también al turismo cultural e histórico. A las mejores condiciones climáticas para realizar este tipo de turismo se le une la ausencia de colas excesivas y los interiores de los museos más despejados, lo que hace la visita de ambos mucho más llevadera. Por esta razón, la ciudad de Palma, cercana a nuestro JS Palma Stay, es un destino perfecto en esta época del año. Aprovecha para visitar la Catedral de Palma, el Castillo de Bellver o el Palacio Real de l’Almudaina.

VIAJA MÁS BARATO

En las épocas con demanda más moderada, como en otoño, los precios de los alojamientos se vuelven muy tentadores. Tú mismo puedes comprobarlo en la web de JS Hotels reservando en cualquiera de nuestros hoteles en Palma, El Arenal, Puerto de Alcudia, Playa de Muro, Can Picafort y Porto Colom durante ese periodo.

Wellness en Mallorca en otoño

Pero la caída de precios no se limita exclusivamente a lo hoteles, sino que engloba a todos aquellos servicios vinculados en mayor o menor medida al turismo: billetes de avión o de ferry, alquiler de coches, embarcaciones o equipamiento para ciertos deportes, así como actividades como el buceo, la escalada o los paseos a caballo son algunos ejemplos, pero hay muchos más.

Por lo tanto, viajar en temporada baja no solo puede enriquecer tu experiencia, sino que además es garantía de ahorro.